MISIÓN AL AIRE

SERVICIOS ORDINARIOS Y DELEGADOS PARA LA ADMINISTRACIÓN GENERAL Y SACRAMENTAL

VICARIO GENERAL

Es quien ayuda al Arzobispo en el gobierno de toda la Arquidiócesis, dotado de la potestad ordinaria vicaria que le confiere la ley canónica.  Debe ser uno solo, pero si el número de habitantes o razones pastorales lo aconsejan, el Arzobispo puede nombrar más de uno. En la Arquidiócesis de Medellín los Obispos Auxiliares son nombrados, por el Arzobispo, vicarios generales, además ha sido costumbre nombrar un Presbítero como vicario general sobre quien recaen funciones específicas como el ser Moderador de la Curia Arquidiocesana.

El vicario general es nombrado libremente por el Arzobispo y puede removerlo también libremente.  Debe ser sacerdote de más de treinta años de edad, doctor o licenciado en derecho canónico o en teología, o verdadero experto en estas materias, dotado de sana doctrina, honradez, prudencia y experiencia en la gestión de los asuntos.  Es incompatible este cargo con el de penitenciario; y no se lo puede encomendar el Arzobispo a sus parientes hasta el cuarto grado.

En virtud de su oficio le compete en toda la Arquidiócesis la potestad ejecutiva que corresponde por derecho al Obispo diocesano, exceptuados los actos que se hubiera reservado el Arzobispo, o para los que el derecho requiere mandato especial.

Le corresponden también las facultades habituales concedidas por la Sede Apostólica al Arzobispo, y la ejecución de los rescriptos, a no ser que se establezca otra cosa, o se hayan tenido en cuenta las cualidades personales del Obispo diocesano. Debe informar al Obispo diocesano sobre los asuntos más importantes por resolver o ya resueltos, y nunca actuará contra la voluntad o intenciones del Obispo diocesano.

El vicario general es el representante legal suplente de la Arquidiócesis de Medellín.  Le corresponde la posesión canónica de los sacerdotes, dar las autorizaciones para asuntos de administración extraordinaria de las personas jurídicas eclesiásticas, conceder las dispensas y facultades en conformidad con la ley canónica. Como Moderador de Curia es el presidente de la Junta de Personal, es el responsable de la animación, capacitación, organización y articulación del personal.

Cesa su potestad por renuncia aceptada, y, si no es Obispo auxiliar, por remoción notificada por el Arzobispo, o cuando queda suspendido de su cargo el Arzobispo, o queda vacante la sede.

DIRECTORIO ARQUIDIOCESANO

Haga su búsqueda: