MISIÓN AL AIRE

DEBEMOS MANIFESTAR NUESTRA FE

27 | 05 | 2013

La renuncia del Papa Benedicto XVI y los primeros días de pontificado del Papa Francisco, que han llenado ampliamente la información de los medios de comunicación, tal vez nos han opacado otros acontecimientos y nos han hecho olvidar que estamos en el Año de la Fe. Hasta octubre nos queda todavía un largo camino que debemos aprovechar, como nos pide la Carta Apostólica Porta Fidei,  para confesar la fe con plenitud y renovada convicción, para intensificar la celebración de la fe en la liturgia, para dar un testimonio que sea más creíble y para reflexionar sobre el mismo acto con el que se cree.

No podemos perder de vista la situación que vivimos y que el Papa Benedicto XVI describía en estos términos: “En numerosas partes del mundo existe hoy un extraño olvido de Dios. Parece que todo marche igualmente sin Él. Pero al mismo tiempo existe también un sentimiento de frustración, de insatisfacción de todo y de todos. Dan ganas de exclamar: ¡no es posible que la vida sea así!” (21-8-2005). Igualmente, el Papa Francisco nos dice: “Por desgracia, a menudo se ha tratado de oscurecer la fe e incluso entre los propios creyentes se han insinuado dudas. Un poco una fe "al agua de rosas", como decimos nosotros. No es la fe fuerte. Y esto por superficialidad, a veces por indiferencia, ocupados por miles de cosas que se consideran más importantes que la fe, o por una visión puramente horizontal de la vida” (3-4-2013).

En nuestra Arquidiócesis hemos hecho una programación para este año que debemos tener presente y debemos continuar realizando. Como saben, no se han propuesto cosas extraordinarias, sino aprovechar la vida ordinaria, el año litúrgico y los procesos de evangelización que tenemos en marcha para revitalizar nuestra fe y para formarnos mejor en el seguimiento de Cristo. Quisiera recordar que el 16 de junio tenemos la “Jornada del Evangelio de la Vida”, para proclamar la dignidad de la persona humana y para enseñar, una vez más, el valor de la vida. En la solemnidad de San Pedro y San Pablo, el 29 de junio, nos proponemos hacer una especial catequesis sobre la Iglesia y renovar nuestro amor y adhesión a la Iglesia.

De un modo especial invito a participar en la GRAN MANIFESTACIÓN DE FE, que tendremos en el estadio Atanasio Girardot, el próximo 3 de junio. Este evento animado en años anteriores por la Renovación en el Espíritu ha venido tomando un carácter arquidiocesano que permita expresar la unidad de todos los que vivimos la fe en esta Iglesia particular de Medellín. Este año tendremos la ocasión de experimentar cómo nos une la acción de un único Espíritu y la presencia eucarística del Señor que nos permite alimentarnos de un solo pan y ser un único cuerpo. Espero que concurran a este gran evento delegaciones de todas las parroquias, asociaciones, movimientos, grupos y pequeñas comunidades.

Al domingo siguiente, el 9 de junio, tendremos la ya tradicional MARCHA DE LA FE Y DEL AMOR, en honor del Sagrado Corazón de Jesús. Hago, del mismo modo, una invitación cordial a participar en esta procesión que nos permitirá fortalecer nuestra fe en Cristo y manifestarla públicamente. Estas celebraciones multitudinarias son importantes porque nos animan unos a otros en el itinerario cristiano que estamos viviendo, porque damos un testimonio de que la Iglesia está viva y es una familia donde todos podemos encontrar una ayuda adecuada para vivir con dignidad, para aprender a amarnos mutuamente, para apoyarnos en la realización de nuestra misión en la tierra y en la búsqueda de nuestra eterna felicidad en el cielo. No desaprovechemos este año y estas oportunidades concretas para curar nuestra dicotomía entre fe y vida y para ser testigos humildes y valientes de la fe que necesita el mundo.

DIRECTORIO ARQUIDIOCESANO

Haga su búsqueda: