MISIÓN AL AIRE

REORGANIZACIÓN DE LA PASTORAL DE LA INICIACIÓN CRISTIANA

Objetivo: Lograr que los fieles, como verdaderos discípulos, vivan el misterio y la salvación de Cristo que se realiza en los sacramentos de la iniciación cristiana (Bautismo, Confirmación y Eucaristía), mediante un itinerario catequético, litúrgico y espiritual, que ayude a crecer y a madurar la vida de fe en el seno de la comunidad eclesial.

 

Metas:

1. Lograr que en las parroquias la iniciación cristiana sea entendida como un proceso de educación en la fe, que acompaña a la persona desde el nacimiento hasta la incorporación en la comunidad cristiana.

2. Llegar a tener un proceso de iniciación cristiana, unitario y coherente para niños, adolescentes y jóvenes, en intima conexión con los sacramentos del Bautismo, la Eucaristía y la Confirmación, ya recibidos o por recibir.

3. Establecer un proceso de catequesis de adultos, que responda a la realidad de la fe de quienes solo han recibido el sacramento del Bautismo o de aquellos que aun no lo han recibido.

4. Hacer de la parroquia el lugar propio de la iniciación cristiana, aprovechando los tiempos litúrgicos para una adecuada catequesis y celebración de los sacramentos de iniciación cristiana

5. Lograr establecer en la Arquidiócesis la unidad de criterios, la organización y los subsidios que se requieran para llegar a tener la capacidad de engendrar los hijos de Dios, de acompañarlos con los debidos procesos catequéticos y ofrecerles una conveniente integración en la comunidad eclesial.

Programa No 1: FORMACIÓN DE LOS AGENTES PARA LA INICIACIÓN CRISTIANA

 1.1.Ofrecer a los seminaristas elementos que los concienticen sobre la importancia de la iniciación cristiana en la vida de fe y en la opción vocacional al sacerdocio.

 • Hacer del año propedéutico una especie de catecumenado, para que, a partir de una proclamación del kerigma, los seminaristas puedan renovar su iniciación cristiana y consolidar su opción por Cristo

• Lograr que todos los seminaristas dentro del ciclo de su formación, configurado como un camino de discipulado, tengan la oportunidad, por diversas catequesis y celebraciones, de revivir permanentemente el proceso de su iniciación cristiana

• Dar elementos claros y completos sobre la naturaleza y la trascendencia de la iniciación cristiana en los cursos de sacramentos, liturgia y catequesis

• Llevar a los seminaristas, por medio de cursos complementarios y talleres, a tener la capacidad de analizar la realidad de la iniciación cristiana en la Arquidiócesis y a aprender la forma de realizarla debidamente.

 1.2. Dar a los sacerdotes y a los religiosos información y formación sobre la pastoral de la iniciación cristiana

• Invitar a los sacerdotes y religiosos a vivir su identidad y su ministerio a partir de la vida nueva que les ha sido dada en los sacramentos de la iniciación cristiana

• Dar a conocer, por diversos medios, el Ritual de Iniciación Cristiana para Adultos (RICA) como un importante instrumento catequético y celebrativo

• Aprovechar uno de los encuentros de los arciprestazgos en el año, en coordinación con las Delegaciones arquidiocesanas de Catequesis y Liturgia, para ofrecer orientaciones y subsidios que permitan conocer y realizar mejor el proceso de la iniciación cristiana

• Elaborar un breve directorio para los sacerdotes, por parte de las Delegaciones arquidiocesanas de Catequesis y de Liturgia, sobre la práctica que debe seguirse en la Arquidiócesis para la iniciación cristiana de niños, jóvenes y adultos, estableciendo itinerarios formativos, contenidos y duración de los procesos

1.3. Formar laicos que puedan ser catequistas para la iniciación cristiana

• Actualizar una base de datos de los catequistas de la Arquidiócesis, con su hoja de vida que muestre la formación recibida y los servicios que prestan

• Fortalecer, con diversos medios, la formación espiritual, doctrinal y pedagógica de los catequistas ya existentes en las parroquias

• Buscar y motivar nuevas personas comprometidas y competentes que puedan prestar el importante servicio de la catequesis en cada parroquia

• Cualificar catequistas, en el Centro Arquidiocesano para la Nueva Evangelización, para preparar a quienes reciben los sacramentos del Bautismo, la Eucaristía y la Confirmación

• Aprovechar mejor los servicios y las posibilidades de formación

de catequistas que ofrece la ESPAC

• Encuentros vicariales y arquidiocesanos de catequistas.

Programa No 2: DEFINIR Y APLICAR CRITERIOS Y PROCESOS PARA LA PASTORAL DE LA INICIACIÓN CRISTIANA EN LA ARQUIDIOCESIS   

 2.1. Implementar los procesos de preparación a los sacramentos de tal forma que lleguen a ser verdaderos itinerarios de iniciación cristiana

• Acoger en las parroquias las personas que piden los sacramentos con respeto y cordialidad, comprometiéndose directamente los sacerdotes en esta tarea

• Hacer del kerigma la línea transversal de todos los procesos de preparación a los sacramentos de iniciación cristiana

• Lograr que la iniciación cristiana se configure como un verdadero camino de discipulado

• Establecer al menos dos encuentros de preparación para la celebración del Bautismo y 10 meses de catequesis para la celebración de la primera Comunión y la Confirmación

• Cumplir las disposiciones establecidas para la celebración de cada sacramento de la iniciación cristiana, evitando excepciones que afectan la unidad y la eficacia de los procesos de evangelización

• Asegurar el uso fiel de los rituales litúrgicos en las celebraciones de cada uno de los sacramentos de iniciación cristiana.

• Presentar la parroquia y su templo como el lugar apto para la celebración de los sacramentos de iniciación cristiana

• Preparar debidamente la celebración litúrgica de cada sacramento e integrarla dentro de la vida de la comunidad parroquial

2.2. Producir los subsidios necesarios para la catequesis y la celebración de los sacramentos de iniciación cristiana y asegurar que se utilicen en todas las parroquias

 • Elaborar plegables, bajo la coordinación de las Delegaciones arquidiocesanas de Catequesis y Comunicaciones, con la información necesaria que los fieles deben tener en cuenta para la celebración de cada sacramento de la iniciación cristiana

• Perfeccionar y aplicar mejor el itinerario de formación que se está siguiendo en la Arquidiócesis para los adultos que piden los sacramentos de la iniciación cristiana

• Señalar, por parte de la Delegación arquidiocesana de Catequesis, los textos que se deben seguir en la preparación de niños, jóvenes y adultos para cada sacramento de la iniciación cristiana

• Ofrecer, por parte de la Delegación arquidiocesana de Liturgia, comentarios litúrgicos para guiar convenientemente la celebración de cada sacramento

 

Programa No 3: IMPLEMENTAR PROCESOS DE CATEQUESIS COMPLEMENTARIOS A LA INICIACIÓN CRISTIANA

 3.1. Integrar la celebración de los sacramentos de iniciación cristiana en procesos complementarios de catequesis y de vida cristiana

 • Recuperar la familia como la primera escuela cristiana donde los padres cumplan su tarea de trasmitir la fe

• Definir programas de catequesis para los padres y padrinos de niños y adolescentes que piden los sacramentos de iniciación cristiana

• Propiciar catequesis para niños en las parroquias en los períodos que van entre el Bautismo y la primera Comunión y entre ésta y la Confirmación.

• Vincular a los niños que reciben el sacramento de la primera Comunión y a los adolescentes y jóvenes que reciben el sacramento de la Confirmación a grupos apostólicos (infancia misionera, servidores del altar, grupos prejuveniles y juveniles)

• Catequesis a través de los medios de comunicación social de la Arquidiócesis para evangelizar y animar a los fieles a vivir el misterio de Cristo y la comunión eclesial que han comenzado en los sacramentos de la iniciación cristiana.

3.2. Definir y aplicar las ayudas pastorales para quienes han recibido los sacramentos de la iniciación cristiana en edad adulta

 • Mantener en cada parroquia un ambiente estimulante para la vida cristiana por el testimonio de todos y por el mensaje claro y oportuno que se da en la predicación y la catequesis

• Garantizar, en cada parroquia, un adecuado acompañamiento de quienes han recibido la iniciación cristiana en la edad adulta, que les permita continuar su formación y maduración en la fe

• Encuentros en los tiempos fuertes de la liturgia, por vicarías, con los adultos que han recibido durante el año la iniciación cristiana para fortalecer su vida de fe y su vinculación eclesial

• Motivar a los adultos que acaban de recibir la iniciación cristiana a integrarse en pequeñas comunidades y a participar activamente en la pastoral parroquial.

DIRECTORIO ARQUIDIOCESANO

Haga su búsqueda: